Morella

Visitar Morella es como traspasar las fronteras del tiempo y visitar el pasado. Aparece coronada por su robusto castillo a más de 1000m de altitud. La villa se desparrama a sus pies con el rostro hacia el mediodía, prisionera de una vieja muralla de más de 2 kilómetros y medio de contorno sobre la que se alzan 14 torres y 6 puertas de acceso. Morella tiene innumerables razones para ser visitada. Todas las civilizaciones -íberos, celtas, griegos, romanos, cartagineses, y árabes- han dejado sus huellas a su paso por la Capital.